Inicio de sesión

Noticias

 CNA SE PREPARA PARA CRITERIOS ON LINE

27/03/2017

Dr. Josep M. Duart, Ph. D. in Educational Sciences y profesor investigador de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) con los comités consultivos CNA

En el marco del desafío autoimpuesto de elaborar criterios de acreditación apropiados para programas virtuales o semipresenciales en pre y postgrado, la CNA invitó al Dr. Josep M. Duart, Ph. D. in Educational Sciences y profesor investigador de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC).

Evaluador en diferentes agencias internacionales, el profesor Duart es especialista en nuevas modalidades de formación: online, blended, extensión, formación continua, Life long Learning, etc. Interactuó en jornadas sucesivas con los integrantes de la Comisión, los Comités Consultivos, los integrantes del panel de expertos formado para abordar esta modalidad y los profesionales de la Secretaría Ejecutiva; ocasiones en que expuso sobre los criterios de evaluación de la calidad que deben considerarse en estas modalidades y en las instituciones que las ofertan. "La calidad se evalúa, no se mide" subrayó, "evaluar no debe impedir ser diferente a lo comúnmente establecido. No se trata de obtener una certificación de estandarización. Los resultados logrados deben tener en cuenta en punto de partida".

Resaltó que incluso en África se valora más la educación virtual que en América Latina, cuestión que atribuye a una cultura de la desconfianza. Llamó la atención de los presentes al señalar que "la educación presencial está sobrevalorada" pues no es efectivo que el alumno tenga en aula más atención que la que pondrá en el tiempo que dedica a su educación por medios tecnológicos.

Indicó que –a nivel mundial– la enseñanza está mutando desde la educación colaborativa y el 'b-Learning' (semipresencial) hacia el rediseño de espacios de aprendizaje y, a futuro, a enfoques de aprendizaje más profundos y creación de culturas de innovación.

En Chile, en cambio, sólo 528 de los 19.745 programas que se ofertan no son presenciales. De ellos, más de la mitad son técnicos de nivel superior. Pese a todo, Duart opina que por condiciones geográficas y la masificación de herramientas TIC, Chile está en una buena condición para avanzar hacia una educación virtual de excelencia.

Propuso avanzar inicialmente con evaluaciones y defensas de tesis presenciales para aumentar la confianza en esta modalidad. Sin embargo, sugirió utilizarla especialmente en la educación laboral, ("la educación continua para la vida") postítulo, diplomados o postgrados, "pues a los más jóvenes las clases universitarias presenciales les aportan una vivencia sociocultural importante".

Con todo, advirtió que las instituciones de educación superior deben tomar en cuenta que –debido a que se requiere menos alumnos por cada profesor, herramientas tecnológicas desafiantes, profesores capacitados en este específico tipo de educación además de en sus propias disciplinas- la educación a distancia o virtual no es una "opción más barata. Los costos son prácticamente los mismos".

Como conclusión, Duart propuso a las instituciones atender las características de los estudiantes de estas modalidades; explicitar y verificar la adquisición de las competencias previstas; valorar e incentivar el aprendizaje colaborativo en estas modalidades, así como los sistemas de evaluación continua; y establecer sistemas de apoyo para los estudiantes (tutores, además de los profesores de las asignaturas, por ejemplo).