Inicio de sesión

Noticias

 INDICACIÓN SUSTITUTIVA: LA OPINIÓN DE LA CNA

08/05/2017

​Alfonso Muga, Presidente de la CNA, exponiendo ante la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados

OPINIÓN DE LA COMISIÓN NACIONAL DE ACREDITACIÓN (CNA)

ANTE INDICACIÓN SUSTITUTIVA AL PROYECTO DE LEY DE EDUCACIÓN SUPERIOR

 

La indicación sustitutiva es, en la práctica, un nuevo proyecto de ley sobre la educación superior chilena, y los cambios que plantea merecen ser valorados en su justo mérito, subrayó la Comisión Nacional de Acreditación al presentar su opinión sobre la indicación sustitutiva al proyecto de ley de educación superior ante la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Entre otros aspectos, los representantes de la Comisión indicaron que fue la propia CNA la que impulsó la acreditación institucional obligatoria. Sin embargo, detallaron también que "hay aspectos que debieran revisarse y que representamos ante los diputados, para nutrir aún más la discusión en pro del aseguramiento de la calidad".

Entre otros, atribuirle a la CNA "roles que no le corresponden" e incluir medidas que, a juicio de esta entidad, podrían afectar la autonomía de las instituciones.

"Creemos importante que se tome en cuenta la experiencia y evidencias recogidas durante diez años de existencia de la CNA; la necesaria independencia y transparencia de los procesos de acreditación; y el respeto a la diversidad de las instituciones de educación superior y de sus programas. Por ello, valoramos que el cambio propuesto sea un ajuste a la ley actualmente vigente", señaló Alfonso Muga Naredo, Presidente de la entidad.

"Esperamos aportar a la generación de un nuevo marco para reforzar el sistema de aseguramiento de la calidad. Una normativa con mayores proyecciones de futuro, que favorezca el impulso de la educación superior hacia los niveles que merecen los jóvenes y la sociedad chilena, potenciando la transparencia y el acento la mejora continua de la calidad", dijo el personero ante los diputados.

Consultado luego por la prensa, subrayó que "el proyecto contiene limitaciones a la autonomía de las instituciones de educación superior". Detalló, por ejemplo, que las instituciones con 4 años de acreditación tendrán que contar con autorización expresa para abrir nuevas carreras y sedes, y sus planes de mejora deberán ser previamente aprobados. "Uno puede entender que existan ciertas restricciones, pero estas de ninguna manera van a contribuir a mejorar la calidad".

 "Es una inconsecuencia desde el punto de vista de la acreditación, entendida como una responsabilidad que autónomamente debe ser llevaba adelante por cada institución de educación superior", ejemplificó.

Finalmente recalcó la diferencia entre la misión que la ley le entrega hoy a la Comisión (el aseguramiento de la calidad) y la fiscalización que algunos participantes en la sesión quisieran atribuirle.

"El proyecto de ley tiene una propuesta que no sólo compartimos, sino que hemos insistido en eso sistemáticamente: la creación de una Superintendencia de Educación Superior. Ella es la que tiene que controlar y verificar el cumplimiento secuencialmente, periódicamente, conforme a procedimientos que tendrán que convenir en forma previa con las instituciones y coordinar con la Subsecretaría de Educación Superior y con la propia CNA. Pero es conveniente separar el rol de fiscalización del rol de aseguramiento de la calidad y no se le puede pedir en la actualidad a la Comisión de Acreditación que fiscalice. La CNA cumple con el rol que la ley le ha dado, con las competencias que tiene, que es asegurar la calidad. ¿Nos podemos equivocar en ocasiones? Sí, no somos infalibles. Pero por las equivocaciones no puede generarse una suerte de nube negra sobre el conjunto del aseguramiento de la calidad. Eso, a mi juicio, no corresponde", concluyó taxativamente el Presidente de la CNA, Alfonso Muga.

Santiago, 8 de mayo de 2017